Testugo Agrionemys horsfieldii. Foto de estudio de la tortuga rusa.

La tortuga rusa es una especie de tortuga de tierra muy conocida como animal de compañía. Soporta temperaturas extremas tanto en verano como en invierno.

Nombre científico: Testudo horsfieldii o Agrionemys horsfieldii

Nombre común: Tortuga rusa, tortuga de la estepa, tortuga excavadora, tortuga dorada y tortuga afgana. En inglés: Steppe tortoise, Horsfield’s tortoise o Central asian tortoise. 

Taxonomía

Existen varias subespecies pero las diferencias son muy pequeñas:

  • Agrionemys horsfieldii baluchiorum Baluchistán (Pakistán, Irán y Afganistán).
  • Agrionemys horsfieldii horsfieldii ( Armenia, Azerbaiyán, Kirguistán, Tayikistán, Irán, Pakistán y China).
  • Agrionemys horsfieldii kazajstanica (Kazajistán, Turkmenistán y Uzbekistán).
  • Agrionemys horsfieldii rustamovi (Turkmenistán y Irán).

La tortuga rusa es ¿Testudo o Agrionemys?

Durante muchas años ha estado clasificada dentro del género Testudo. Los últimos años a partir de peculiaridades de su morfología han propuesto una nueva clasificación. La forma del caparazón y el tener cuatro uñas ha acabado por crear el nuevo género Agrionemys, donde de momento es la única especie.

Pero nuevos estudios genéticos evidencian su proximidad con el género Testudo, y más concretamente con la Testudo hermanni. De hecho se han conseguido nacimientos de crías híbridas en cautividad.

Según los últimos datos Agrionemys horsfieldii formaría junto con la tortuga mediterránea, Testudo hermanni, el mismo género Agrionemys.

La clasificación de la tortuga dorada rusa ha dado varias vueltas, pero hoy el nombre científico más aceptado es el de Agrionemys horsfieldii. Igualmente hay que tener presente que existe muchos libros y bibliografía donde aparece como Testudo horsfieldii.

Ubicación y hábitat. ¿ Dónde vive la tortuga rusa?

La tortuga rusa ocupa grandes áreas de Asia Central. Está presente en muchos países, desde las estepas del sur de Rusia, China, Pakistán, Irán, Armenia y Afganistán hasta las repúblicas del centro de Asia como Kazajistán, Turkmenistán y Uzbekistán.

El hábitat de la tortuga rusa destaca por temperaturas muy extremas. El clima continental donde vive se caracteriza por inviernos muy fríos y veranos muy calurosos. Los meses con temperaturas más suaves, las tortugas son muy activas y aprovechan para comer y reproducirse. Vive en zonas de estepas desérticas, praderas y márgenes de desiertos. Evita las zonas rocosas y prefiere situarse cerca de algún curso fluvial. Las zonas donde vive se caracterizan por la presencia de arbustos, pastos y matas bajas que serán su fuente principal de alimento.

Cava grandes galerías de hasta 3 metros de profundidad donde hiberna en los meses fríos y se reguarda del calor en las horas centrales del verano, en estado salvaje apenas está activa 3 meses al año. Algunas subespecies viven en zonas montañosas llegando a los 2500 de altitud.

Características de la Agrionemys horsfieldii

Agrionemys horsfieldii o tortuga rusa en la estepa

La tortuga rusa tiene la forma típica de las tortugas terrestre con varias particularidades.

Si miramos al animal desde arriba, se observa un caparazón casi redondo o un poco ovalado, con la región vertebral deprimida. El caparazón es más aplanado que las especies del género Testudo. Los ejemplares de mayor edad pueden presentar dientes en los bordes del caparazón a modo de sierra. La coloración tiene varias tonalidades: marrón claro, ocre o verde oscuro. Las placas presentan en el centro una mancha de color negro. Las placas supracaudales situadas en la zona de la cola están unidas formando una sola placa.

Las patas de las tortugas, de color marrón claro, presenta la forma típica de columna similar al resto de ejemplares terrestres. Las extremidades anteriores son muy robustas y están diseñadas para excavar. Tiene unas uñas muy bien desarrolladas. A diferencia de las Testudo, con 5 uñas, la tortuga rusa sólo tiene 4 uñas en cada pata. A veces es llamada “tortuga de 4 uñas”. En la zona posterior de las extremidades traseras tiene dos pequeños espolones.

El plastrón es de color negro con los bordes claros.

La cabeza es de color marrón claro al igual que las extremidades. Su potente pico está especializado para cortar las hierbas y plantas que forman la base de su dieta

La cola termina con un espolón córneo, más pequeño que el de la tortuga mediterránea.

La tortugas rusas tienen la visión muy desarrollada. Pueden distinguir perfectamente formas y colores, y algunos investigadores llegan a afirmar que son capaces de reconocer a personas. El olfato también es muy efectivo, le sirve para encontrar alimentos y en la época de reproducción para encontrar a parejas del sexo opuesto. No tiene orejas exteriores visibles, pero su oído se ha especializado para detectar la vibraciones del suelo.

A destacar también es su excelente sentido de la orientación. Si son desplazadas centenares de metros de su territorio son capaces de volver al poco tiempo.

¿Cuánto mide la tortuga rusa? ¿Y cuánto pesa?

Muchos aficionados se preguntan cuanto crece la tortuga rusa. Su tamaño de adulto es importante para tener unas buenas instalaciones, nunca tendremos de referencia las dimensiones de los ejemplares bebes. Las hembras son más grandes que los machos. El tamaño máximo adulto de las hembras varía entre 20 y 23 cm, y en casos excepcionales algún centímetro más. Los machos en cambio son más pequeños y alcanzan de 16 a 18 cm.

Pesan entre 600 gr y 1 kg en edad adulta. Los machos son más pesados que las hembras. También hay variaciones entre subespecies, la Agrionemys horsfieldii rustamovi es de mayor tamaño y actualmente está más presente en las tiendas de mascotas.

Diformismo sexual ¿Cómo saber si una tortuga es macho o hembra?

Las diferencias entre macho y hembra en la tortuga rusa son similares a las de otras tortugas. En los recién nacidos y ejemplares juveniles las diferencias no son apreciables a simple vista. De las tortugas adultas destacamos:

  • Los machos son más pequeños que las hembras.
  • Las hembras crecen más rápido en la época juvenil.
  • La hembra tiene la cola más pequeña y corta.
  • La distancia de la cloaca respecto a la base de la cola es más grande en los machos.
  • Los machos tienen el plastrón cóncavo mientras que las hembras lo tienen plano. En esta especie esta característica no es tan evidente como en otras tortugas de tierra.
  • Las hembras tienen las escamas anales más largas y puntiagudas, mientras que en los machos son más cortas y desgastadas.
  • La placa supracaudal, la que está sobre la cola, es plana en las hembras. En cambio en los machos está curvada hacia adentro.
  • Mirando la tortuga desde una vista dorsal podemos observar que los caparazones de los machos son casi redondos, mientras que las hembras presentan una forma más ovalada.

Comportamiento y ecología de la Testudo horsfieldii

Grupo de Testudo horsfieldii en libertad
Testudo Grupo de tortuga en estado salvaje

Debido al clima donde vive está activa pocos meses al año. En los meses fríos las tortugas hibernan en galerías subterráneas. En los meses más calurosos y cuando las temperaturas superan los 27 ºC la tortuga se esconde en galerías y grietas para refrescarse. Cuando la temperatura no es extrema ni por frío ni por calor aprovecha el tiempo para alimentarse y reproducirse.

Esta tortuga destaca por las galerías que excava en la tierra. Las madrigueras las construye en suelos arenosos o arcillosos aprovechando los períodos de lluvias cuando la tierra está más blanda. Al final de las galerías construye un espacio más amplio para poder dar la vuelta. Es bastante habitual que varias tortugas adultas compartan la misma madriguera.

Hibernación y estivación

El invierno es muy largo y duro en el hábitat de la tortuga dorada rusa. Al llegar el período de la hibernación, la tortuga prepara su organismo y varias semanas antes dejará de comer para vaciar todo el sistema digestivo de restos de alimentos. Su ritmo metabólico se vuelve más lento y empezará a buscar refugio.

Hay datos que afirman que estas excepcionales tortugas pueden soportar temperaturas de 2ºC. La temperatura óptima de hibernación varía entre 4 y 5ºC. Para soportar las bajas temperaturas se esconde en profundas madrigueras excavadas en el suelo.

La hibernación es una etapa necesaria y obligatoria para esta especie. Sin la fase de letargo la especie no se reproduce ni se alimenta correctamente y su salud se ve afectada.

Al llegar la primavera y con el aumento de la temperatura sobre los 8º a 10ºC la tortuga despierta del letargo.

Por otro lado, al llegar las altas temperaturas del verano la tortuga realiza un período de estivación. Los días más calurosos y sobre todo las horas centrales la tortuga rusa se refugiará en galerías bajo tierra. Durante este período la tortuga disminuye su metabolismo sin llegar al extremo de la hibernación.

Esperanza de vida. ¿Cuánto vive la tortuga de Horsfield?

 La tortuga de Horsfield es un animal muy longevo, en la naturaleza su esperanza de vida es menor debido a las duras condiciones climáticas. Los ejemplares salvajes viven entre 25 y 40 años.

En cautividad, si tenemos a nuestra tortuga bien cuidada y alimentada la esperanza de vida se alarga mucho. No es raro ver ejemplares que llegan a los 100 años de vida. Esta longevidad se consigue con una dieta variada y rica en fibra, respetando su período de hibernación y proporcionando un entorno con muy bajo estrés.

¿Cómo saber la edad de mi tortuga rusa?

La mejor manera de saber la edad de una tortuga adulta es contar los anillos de las placas del caparazón de cada tortuga.

Las tortugas cada año en la época de crecimiento genera un anillo en cada placa del caparazón. Así que sólo tenemos que contar los anillos para tener una edad aproximada. A modo de comparación es como si contáramos los anillos del tronco de un árbol para saber su edad.

¿La tortuga rusa muerde? ¿Es peligrosa?

No, la tortuga rusa no es peligrosa. Es un animal muy tranquilo y dócil. Si la molestamos mucho puede morder, pero su mordedura no provoca heridas.

Hay que manipularla con cuidado y sobre todo lavarse las manos después de cogerla. Las tortugas pueden trasmitir la salmonella.

Alimentación de la tortuga rusa.

Agrionemys horsfieldii comiendo pasto en el desierto

La tortuga rusa es un reptil herbívoro. Como todo tipo de hierbas, pastos y flores. Debido al clima seco durante muchos meses, es un animal acostumbrado a la hierba seca. Esporádicamente complementa la dieta con insectos y caracoles, y muy esporádicamente con excrementos de otros animales.

Reproducción y apareamiento de la tortuga de la estepa.

Después de un largo període de descanso, los tortugas rusas no tienen tiempo que perder. Los meses con actividad son pocos y el trabajo se le acumula.

Después de hibernar, a parte de buscar comida, empieza la fase de reproducción. El macho buscará incansablemente una hembra que se muestre receptiva para aparearse.

La fase del cortejo, al igual que en otras especies de quelonios, se inicia con el macho con el macho mordiendo y golpeando el caparazón de la hembra. Si la hembra es receptiva el macho se colocará encima de su caparazón e iniciará la cópula. El sonido que emite el macho durante la cópula es muy característico y destaca en un animal que durante todo el año es silencioso.

Una característica especial de esta especie, aunque no es la única, es la capacidad de almacenar el semen del macho. La hembra puede guardar el semen hasta 4 años e ir fecundando huevos sin volver a aparearse. Para conservar el semen la hembra posee un órgano especial en su oviducto.

Las tortugas rusas son ovíparas, es decir ponen huevos. Las hembras realizan varias puestas entre mayo y junio. Excavan un nido en el suelo con las patas traseras y después de poner los huevos lo tapa con tierra. El número de huevos depende del tamaño de la hembra, cuanto más grande más huevos por puesta.

Después de la puesta las tortugas no vuelven más al nido ni se hacen cargo de las crías. A los 2 o 3 meses y aprovechando un día de lluvia, si es posible, nacerán las nuevas crías.

Para facilitar la eclosión de los huevos y la salida del nido las tortugas recién nacidas tienen un “diente” en el pico que les facilita la tarea. A los pocos días el “diente” se les cae de forma natural.

Las crías nacen con el saco vitelino, se alimentarán de él y a las 48 horas será reabsorbido.

Temperatura y sexo de las crías.

El sexo de las crías viene determinado por la temperatura de incubación de los huevos:

  • Temperatura inferior a 31,5ºC predominan los machos.
  • Temperatura superior a 31,5ºC predominan las hembras
  • Temperaturas inferiores a 26ºC o superiores a 33ºC provocan malformaciones y la muerte del embrión.
Tortuga rusa. Testudo o Agrionemys horsfieldii. Baby saliendo del huevo.

¿Cuándo alcanza la madurez sexual la tortuga rusa?

Las tortugas rusas tardan bastante tiempo en ser fértiles. La madurez sexual depende del tamaño de las tortugas. Entre los 8 a 10 años alcanzan el tamaño idóneo para poder reproducirse. Las hembras son de mayor tamaño al alcanzar la madurez sexual que los machos.

Población y estado de conservación

La especie ha sido catalogada en la lista roja de la UICN como vulnerable.

Su comercio está regulado mediante CITES en el Apéndice II. Cada vez hay más ejemplares que se reproducen en cautividad. Aún así la alta demanda como mascota provoca que muchos animales sean sacados de su hábitat natural.

lista roja uicn vulnerable

Principales amenazas

  • La captura de animales para abastecer el comercio de mascotas.

Documentación necesaria al comprar una tortuga rusa

Es aconsejable adquirir nuestras tortugas en tiendas de animales especializadas y pedir toda la documentación de nuestro ejemplar.

En el documento de compraventa o cesión tiene que constar:

  • Fecha de compra. Número de factura, firma del vendedor y sello de la tienda
  • Nombre de la tienda con CIF, Dirección completa, teléfono etc.
  • Datos del comprador: Nombre y apellidos, y numero de identidad o DNI
  • Nombre científico de la especie.
  • Número de ejemplares adquiridos.
  • Número CITES de cada ejemplar.

Cautividad. Cuidados de la tortuga rusa.

Diferencias entre adultos y bebes en las tortugas rusas

Las tortugas rusas son una de las especies de tortuga de tierra más habituales en las tiendas de mascotas. No son animales complicados de mantener pero hay aspectos importantes a tener en cuenta.

Puede ser un excelente regalo. Estamos hablando de un ser vivo que requiere de cuidados y que puede vivir muchos años. No sirve de nada hacer un regalo y que al poco tiempo el nuevo propietario se canse de ella o no la cuide bien.

A continuación vamos a incluir toda la información que necesitas:

  • Las tortugas rusas no son animales muy sociables. No se deben manipular mucho, se pueden estresar fácilmente y muchos niños al ver la reacción pueden soltar al animal provocando heridas en la caída.
  • Hay que respetar el período de hibernación y evitar que se despierten antes de tiempo. Es uno de los factores más difíciles de cumplir si donde vivimos los inviernos no son muy fríos.
  • Son animales herbívoros. Hay que ofrecer una dieta rica y variada. La mala alimentación provoca enfermedades, algunas muy graves.
  • Los cuidados de los ejemplares bebes son similares a los adultos.

Hibernación en cautividad de Agrionemys horsfieldii.

La hibernación es imprescindible para la buena salud de la tortuga rusa. La interrupción del letargo o una temperatura muy alta son errores muy comunes que pueden provocar la muerte de la tortuga. Activar el metabolismo antes de tiempo provocará que la tortuga se alimente mal y vuelva otra vez a hibernar con el sistema digestivo lleno.

Un buen letargo también es imprescindible para la reproducción de las tortugas en cautividad.

Si la climatología lo permite se puede hacer hibernar los animales al aire libre. Semanas antes nuestras tortugas se volverán apáticas y dejarán de comer. Cuando el frío sea el adecuado, sobre los 4ºC, se retirará a las galerías que haya excavado en el recinto exterior o a alguna de las guaridas que le hayamos preparado de refugio. Hay que vigilar sobre todo la entrada de roedores al recinto. Un ataque será mortal ante la incapacidad de la tortuga de moverse.

Si el clima local no lo permite hay que provocar una hibernación controlada dentro de casa. Un par de semanas antes se dejará de alimentar a nuestra tortuga. Se colocará la tortuga en un contenedor protegido con una malla o red metálica para evitar los ataques de depredaros. El contenedor se colocará es un espacio oscuro, con temperaturas entre los 4º y 8ºC y una humedad del 70%. Lo ideal es que la disminución de la temperatura sea progresiva. Si los inviernos no son muy fríos se puede colocar a las tortugas dentro de neveras, procurando que haya suficiente renovación de aire.

La hibernación solo se suprimirá en casos extremos. Por ejemplo, cuando la tortuga está muy enferma se desaconseja que pase por un período largo de letargo. Los primeros años, los ejemplares babys, es aconsejable que no hibernen.

En los últimos años y con los avances en iluminación y calefacción de espacios cerrados hay cuidadores que mantienen los ejemplares vivos todo el año. Aunque consiguen tener una salud idónea de sus ejemplares existen más dificultades en temas relacionados con la reproducción.

El final de la hibernación

Los animales que han pasado el invierno en un sótano o en la nevera deben de ir aclimatándose poco a poco. Lo ideal es ir aumentando la temperatura progresivamente antes de volver a colocar a los animales en los terrarios exteriores.

Los animales que han pasado los meses fríos al exterior deberían de ir despertándose ellos mismos. Al aumentar las horas de sol sumirá la temperatura ambiente exterior. El aumento de temperatura activará el metabolismo de nuestras tortugas.

Cuando el animal esté completamente despierto le haremos una inspección visual. Miraremos los orificios nasales, la cloaca y el estado exterior… si apreciamos alguna malformación o secreción hay que llevar a nuestra tortuga al veterinario.

Se puede ayudar a los animales a activar su metabolismo mediante baños de agua tibia. Los baños vienen muy bien para rehidratarse. Lo normal durante el letargo es que lo animales hayan perdido mucha agua.

Tipo de terrario para la Testudo horsfieldii

En los meses más cálidos lo ideal es colocar a nuestras tortugas en una zona exterior o jardín. Los terrario interiores no son el lugar ideal para esta especie. Es un animal muy inquieto y estará todo el día buscando un lugar para escapar. Aún así hay cuidadores que las mantiene en grandes contenedores de plástico.

Terrario interior

Los terrarios interiores tienen que cumplir una serie de requisitos:

  • Hay que colocar piedras de grandes dimensiones y otras planas. Las rocas servirán para ejercitarse y limar las uñas.
  • Siempre debe de haber un cuenco con agua para que las tortugas puedan beber y refrescarse.
  • Los terrarios pueden ser cerrados en la parte superior pero hay que asegurar una muy buena ventilación.
  • Hay que instalar lámparas con rayos ultravioleta, para que la tortuga sintetice la vitamina D correctamente.
  • Se instalarán dos zonas diferenciadas. Una cálida con lámparas de calor y una zona más fría.

Terrario de jardín o exterior

Los terrarios de jardín o exteriores deberán ser lo más grande posible y tener en cuenta varios aspectos:

  • El terrario deberá de tener un cercado exterior de unos 50 cm de altura y unos 40 cm bajo tierra. Las tortugas son muy buenas excavadoras y podrían salir por debajo del cerramiento.
  • Las esquinas del recinto serán las zonas preferidas por las tortugas para excavar. Colocar grandes piedras bajo la tierra es una solución fácil para evitar que las tortugas sigan excavando.
  • Comerán todo tipo de plantas y hierbas. Hay que evitar que hayan plantas tóxicas a su alcance.
  • Tenemos que colocar un cuenco con agua o hacer una piscina de muy poca profundidad para evitar que los animales de ahoguen.
  • Hay que elegir la zona que tenga más horas de sol Lo ideal es que como mínimo pase 6 horas al sol. Al mismo tiempo se le proporcionará una zona de sombra para las horas de más calor.
  • Se recomienda dejar crecer plantas silvestres como los hibiscus o moreras.
  • Hay que prevenir a las tortugas de los ataques de depredadores como pueden ser los: gatos, perros o roedores. Si es necesario se colocará una malla en la parte superior del recinto. La malla no puede ser muy tamizada para evitar el exceso de sombra.
  • No se pueden colocar los terrario de frío en el exterior y a pleno sol. El interior alcanzaría temperaturas muy elevadas que acabaría matando a nuestras tortugas.
Agrionemys horsfieldii o tortuga rusa excavando en la tierra.

Sustrato para terrarios

Se pueden utilizar muchos sustratos, pero hay que evitar los muy duros y los muy blandos. Los sustratos duros no permitirán a las tortugas crear refugios y galerías. Por otro lado los sustratos muy blando no permitirá a las tortugas andar cómodamente al hundirse sus patas.

Lo ideal es una mezcla de tierra mezclada con arena y una parte de turba o fibra de coco.

Humedad

La humedad ideal de los terrarios varía entre el 40 y 60%, aunque es posible tener zonas específicas al 80% de humedad. En los terrarios exteriores hay que instalar una zona techada para evitar los días de lluvía.

El exceso de humedad provoca la aparición de enfermedades respiratorias.

Luz, Iluminación y temperatura para la tortuga rusa.

Las tortugas que viven en el exterior con espacio suficiente y refugios consiguen ellas regular su temperatura. Pasaran tomando el sol las horas que necesiten y se esconderán en galerías cuando haga mucho calor. Este también es uno de los motivos para tener un recinto exterior para nuestras tortugas.

Iluminación terrario interior

Aún así, si queremos tener ejemplares en terrarios dentro de casa, habrá que tener varios aspectos en cuenta:

  • Se dispondrá de una zona especial con luz ultravioleta, donde es posible que nuestras tortugas pasen mucho tiempo.
  • También dispondrá de una zona caliente, donde a través de bombillas proporcionaremos el calor necesario para que funcione correctamente el metabolismo de nuestros animales. Las tortugas, como reptiles que son, son animales de sangre fría y la exposición a fuentes de calor es indispensable par su supervivencia.
  • En las zonas de descanso y reposo hay que poner heno seco para evitar el exceso de humedad.
  • Se recomienda tener encendidas las luces de 12 a 14 horas diarias. Y respetar las horas nocturnas con las fuentes de luz y calor apagadas.
  • La temperatura del terrario interior puede variar entre los 20 y 30ºC. La zona caliente deberá oscilar entre los 32 y 36ºC.

Iluminación terrario exterior

Hacer un terrario exterior es fácil, aún así debemos de tener en cuenta:

  • Situarlo en zonas donde haya sol directo durante muchas horas al día.
  • Disponer de una zona de sombra donde la tortuga se pueda proteger.
  • Disponer de galerías subterráneas o facilitar un sustrato para que las puedan hacer ellas cavando. Aquí pasaran las horas centrales de los días más calurosos de verano.
  • Evitar que la temperatura nocturna sea inferior a los 16ºC desde la primavera hasta otoño. Para evitar las bajas temperaturas podemos instalar una zona calefactada para los días más fríos.

Alimentación en cautividad. ¿Qué come la tortuga rusa? Alimentos y plantas comestibles.

Las tortugas rusas son herbívoras. Teniendo un mínimo de cuidados la alimentación no es complicada. No la podemos alimentar solo con lechuga.

La base principal de la dieta lo forman plantas silvestres, si conseguimos plantar algunas en los terrarios exteriores mucho mejor. Algunos cuidadores dividen el recinto en varias áreas para que las plantas silvestres se vayan recuperando.

Alimentos muy recomendables

A continuación citamos un listado de plantas y hierbas muy recomendables:

  • Alfalfa.
  • Diente de león.
  • Cardos.
  • Trébol.
  • Plantago.
  • Césped.
  • Heno fresco.
  • Romero.
  • Madreselva.
  • Borraja.
  • Salvia.
  • Milenrama.
  • Melisa.
  • Higos chumbos y palas de opuntia (sin piel ni espinas).

Alimentos recomendados pero sin abusar.

Hay que evitar el abuso de hortalizas, por su alto contenido en proteínas. Estos vegetales siempre serán el complemento de las anteriores. Hay que verificar que estén libres de pesticidas. Aún así algunas de las recomendadas pueden ser:

  • Brócoli.
  • Col.
  • Espinaca.
  • Zanahorias rallada.
  • Pimiento rojo y verde.
  • Habas.
  • Endibias.
  • Lechuga.
  • Achicoria.
  • Berros.
  • Canónigos.
  • Hojas de nabo.

Alimentos totalmente prohibidos

Listado de alimentos que jamás daremos de comer a nuestra tortuga:

  • Carne ni alimentos de origen animal.
  • Preparados para perros y gatos.
  • Pan.
  • Huevos.
  • Leche.

Puede comer pienso de tortugas preparado mezclado con el resto de plantas. Pero siempre es mejor las plantas silvestres y tener el pienso para alguna emergencia.

La fruta no es muy recomendable, son alimentos con muy poca fibra y con mucho azúcar. Nunca formarán más del 10% de la dieta.

Es recomendable suplementar la dieta con calcio en polvo añadido en el resto de alimentos. También se puede rallar el hueso de sepia. Con un par de veces a la semana es suficiente, aunque se puede aumentar la cantidad a las hembras después de la cópula. Recordar que el exceso de calcio también es perjudicial para su salud.

Una mala alimentación provoca piramidismo en el caparazón de la tortuga. Las placas se vuelven puntiagudas y el espaldar pierde su forma lisa y ovalada.

¿Cuándo comen? Frecuencia de alimentación.

La frecuencia de alimentación puede ser cada dos días en los ejemplares adultos, aunque una alimentación diaria tampoco está desaconsejada.

Las crías y los ejemplares jóvenes, hasta los 3 años, deben de comer a diario.

Las tortugas hembras un mes antes de desovar pueden comer varias veces al día pero en menor cantidad.

Video de tortugas rusas comiendo

Agua.

La tortuga rusa bebe agua y tiene que tener tanto en el exterior como en los terrarios interiores agua a su disposición.

El agua se colocará en pequeños cuentos de agua. Las tortugas no saben nadar, así que los recipientes tienen que ser de muy poca profundidad. Importante tenerlo en cuenta sino queremos tener un susto.

La limpieza de los recipientes tiene que ser regular ya que las tortugas meterán las patas para refrescarse. También es muy común que las tortugas hagan sus necesidades al mismo tiempo que beben agua. Para evitar enfermedades la limpieza y el cambio de agua es muy importante.

En los meses más calurosos de verano podemos sumergir en agua a las tortugas durante 15 o 20 minutos. Estos baños son ideales para hidratar a nuestros reptiles. Los ejemplares más jóvenes se pueden remojar 2 o 3 veces por semana, sus cuerpos se secan más rápido y se deshidratan antes.

Reproducción en cautividad de la Agrionemys horsfieldii.

No es un ejemplar muy complicado de reproducir en cautividad si cumplimos unos requisitos específicos de la especie.

La hibernación es casi obligatoria para tener éxito en la reproducción. Después del tiempo de letargo, la tortuga activa de nuevo su metabolismo y una de sus prioridades es la reproducción.

Si la cópula ha sido exitosa la hembra podrá los huevos entre mayo y junio. Para la puesta hay que facilitar una zona de sustrato de arena o similar.

Cada puesta estará formada por entre 2 y 8 huevos. Si el clima exterior lo permite la incubación puede ser natural. La incubación artificial hay que realizarla justo después de la puesta, sin girar la huevos de posición y manteniendo una temperatura entre 28 y 32ºC. Entre 60 y 100 días después los huevos empezarán a eclosionar.

Filogenéticamente la tortuga rusa está muy cerca de la tortuga mediterránea (Testudo hermanni), lo que provoca el nacimiento de ejemplares híbridos.

Venta ¿Dónde se puede comprar? Precio de la Testudo horsfieldii.

La compra – venta de ejemplares y su exportación está regulada mediante tratado Cites.

Existen muchos criadores de ejemplares que viven en cautividad. Siempre que podamos hay que adquirir ejemplares que no vengan de la naturaleza.

En las tiendas de mascotas es una especie muy común, quizás la tortuga de tierra más común entre principiantes.

La mejor manera de conseguir tortugas baratas es esperarse a que nazcan los nuevos ejemplares de cada temporada. Obtendremos tortugas recién nacidas, más difíciles de cuidar pero más baratas. Siempre hay que reclamar al comprador todos los papeles del animal.

Compra – Venta en España

Es fácil encontrar ejemplares y su precio no es elevado. En España a partir de 50 euros hay ejemplares disponibles (bebes o jóvenes), incluso menos. Conseguir parejas ya reproductoras eleva más el presupuesto, llegando a los 150 euros o más por una pareja. Estas tortugas se encuentran en tiendas de animales exóticos por lo que no está disponible en todas las ciudades. En cambio no tendrás problema en comprarla en ciudades grandes (Barcelona, Málaga, Alicante, Madrid…) o por tiendas on-line.

Curiosidades de la tortuga rusa.

  • Las tortugas rusas son excelentes excavadoras. No es raro que hagan galerías de más de 3 metros de longitud.
  • Son animales que no saben nadar.
  • Son tortugas muy dóciles y eso las hace ideales como animales de compañía.
  • Las hembras pueden guardar el esperma de los machos durante 4 años.

Más artículos de reptiles

Resumen
Tortuga Rusa ( Testudo Agrionemys horsfieldii )
Nombre del artículo
Tortuga Rusa ( Testudo Agrionemys horsfieldii )
Descripción
Web sobre la tortuga rusa. Descubre sus características, comportamiento, reproducción, alimentación y cuidados en cautividad. Donde comprar y vender ejemplares adultos y bebes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *